La mejor forma de ver Peliculas HD, en Elifilms.net

Unpregnant

7.1
Unpregnant Una adolescente de 17 años de Missouri llamada Veronica descubre que ha quedado embarazada, un acontecimiento que amenaza con acabar con sus sueños de matricularse en una universidad de la Ivy League y la carrera que podría seguir.   Unpregnant Critica Es sinónimo del tiempo el arte que produce, refleja por acto u omisión el retrato de un momento. Sin lugar a dudas, ya llegados al 2020, se han logrado cambiar los protagonistas por mujeres que cuentan sus historias; drama, comedia o incluso "road-movie". Ya no se amparan en la sombra de ningún personaje masculino y su voz es propia. Su propia narración, sin intérpretes, es una historia mil veces vivida pero no tantas contada: es la historia de un aborto voluntario. Retomamos el ya clásico viaje del héroe cambiando el género y, por definición, la temática claramente feminista y se nos cuenta un relato cotidiano disfrazado de comedia, de "buddy movie", de coches destartalados cruzando el estado en busca de libertad. Para unos suponía cruzar la frontera de México, para otras una clínica abortista donde sólo ella sea responsable de sus actos. Su cuerpo, su decisión. Y por medio cuelgan los "gags" que encienden la comedia de una divertida aventura que en el fondo pretende contar de forma amable lo que sucede cada día. Una realidad que se empieza a retratar cada vez más a menudo en el cine americano y que aún hará falta que se mencione aún más, hasta normalizar que el aborto ni es un delito ,ni es un crimen; es un derecho. Si alguien quiere ver otras películas con la misma temática les recomiendo los siguientes títulos:

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080p Dual Latino 03/07/2021 2.02 GB 34 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Géminis

Acción Sin categoría Suspense
5.8

Géminis Un asesino a sueldo, demasiado mayor, decide retirarse. Pero esto no le va a resultar tan fácil, pues tendrá que enfrentarse a un clon suyo, mucho más joven. Géminis Critica Tenía ganas al último trabajo de Ang Lee: Géminis. Me parece un director fascinante por obras como Sentido y sensibilidad, La tormenta de hielo, La vida de Pi o la injustamente minusvalorada Billy Lynn. No en vano su talento ha sido reconocido con, entre otros premios, tres Oscar: dos como director (La vida de Pi y Brokeback Mountain) y otro a la mejor película no inglesa (Tigre y dragón). En gran parte de su filmografía -por no decir toda- el director taiwanés siempre arriesga. Va más allá de lo convencional. Experimenta, prueba y aborda temas sociales que dejan un buen poso de reflexión. La homosexualidad, la filosofía, la religión o esa perversión del puritanismo americano están dentro de su trayectoria. Historias realmente cautivadoras gracias a sus guiones. Eso, artísticamente hablando, a mi me llena. También la tecnología forma para del bagaje de Ang Lee. "En todas las películas, a partir de 'La vida de Pi', he estado buscando lo que el cine digital puede hacer por nosotros. Es un nuevo lenguaje, y estoy tratando de aprender a decir cosas en ese lenguaje", dice el oscarizado realizador. Y en Géminis hay mucho de ese paso más allá que Lee dice estar buscando. Está rodada en 120 frames por segundo y los cines de hoy, en pleno 2019, no están preparados para esta tecnología. Él mismo lo confiesa: "¡No está disponible! Lleva treinta años sin estar disponible. Pero esa es la parte interesante. Tienes que hacer descubrimientos, no sólo hacer algo bien, sino descubrir algo nuevo. Eso es muy satisfactorio. Espero que el público y el mundo compartan nuestra emoción". Pero en mi caso, aún reconociendo ese laborioso trabajo, no estoy para nada emocionado con su película concebida para la década de los noventa y que llega con más de veinte años de retraso. Y no lo estoy porque el desarrollo del guión es muy flojo, casi inexistente. Y eso que el punto de partida es atractivo y sugerente. Ya digo que, desde el punto de vista técnico, es arriesgada. Y tiene momentos de acción espectaculares, como los que se suceden por las calles de Colombia. Pero hasta ahí. No hay más. La historia se vuelve densa y aburrida. La típica trama del gato y el ratón propia de otro tiempo. De hecho me acordaba de Cara a Cara, del también asiático John Woo. Rodada en 1997 tenía su encanto, pero hoy...la sigo apreciando porque Nicolas Cage y John Travolta están desatados, pues la historia es demencial. Géminis es igual. Solo que veinte años después. Para colmo, Will Smith y Clive Owen -me encantan estos actores, vaya por delante- no me inspiran nada en esta ocasión. Y el hecho de meterme con calzador a Mary Elizabeth Winstead como compañera de armas del Príncipe de Bel Air me fatiga aún más. La máxima 'Fortuna Audaces Iuvat' no se cumple en esta ocasión con Ang Lee en su último trabajo. Ni siquiera me invita a reflexionar sobre la industria armamentística y su incomprensible avance hacia la autodestrucción. Nada de ese poso que sí me dejaron sus otros trabajos -salvo Hulk-. Tal vez cometí el error de crearme unas expectativas elevadas. Pero tratándose de Ang Lee...se le puede y debe exigir mucho más que un puñado de tecnología moderna y chispazos de acción. Otra vez será.

Horse Camp: A Love Tail

Familia Sin categoría
4

Horse Camp: A Love Tail Es un año nuevo en el campamento de equitación de verano, pero esta vez todo es diferente: un nuevo consejero principal, nuevos amigos que hacer y, para darle vida, el peón del rancho (Richard Karn) está enamorado del instructor principal de equitación (Terri Sotavento)! Cuando está demasiado nervioso para revelar sus sentimientos, los campistas dejan de lado la competencia y se unen para ayudarlo a ganarse su corazón mientras construyen amistades que durarán toda la vida.

Pase libre

Comedia Romance Sin categoría
5.6

Pase libre Dos amigos lamentan que el matrimonio les haya arruinado toda posibilidad de diversión, especialmente en lo que al sexo se refiere; sus esposas deciden entonces concederles un fin de semana libre, un paréntesis de libertad, en el que podrán desmadrarse todo lo que quieran, sin remordimientos ni explicaciones   Pase libre Critica No es fácil hacer un chiste de minusválidos sin que nadie se sienta ofendido (especialmente en España donde siempre hay algún oportunista buscando un motivo de ofensa que le permita vivir de erigirse en defensor de algo para lo que no ha sido llamado y que no va a beneficiar más que a él) por eso cada vez que los Farrelly hacen una película que no respeta los tópicos sociales, me tomo la molestia de ver por donde salen. Seguramente los mejores tiempos de los Farrelly ya han pasado y hayan perdido ya la frescura con la que revolucionaron hace años el mundo de la diversión cinematográfica con comedias sin argumento más allá de hacer reír (esa maravillosa “Dos tontos muy tontos”), con comedias zafias de buen gusto (“Algo pasa con Mary”) o con parodias que involucraban a minusválidos (“Pegado a ti”), pero siguen teniendo un gran ojo para identificar tabúes sociales y normalizarlos. Allí donde otros caen en la frivolización o en el mal gusto, Farrelly Bros son capaces de romper las barreras e integrar a gordos, siameses, esquizofrénicos, negros o discapacitados mentales como objetos de parodia y, por tanto, en la normalidad. Muchas veces la sobreprotección es una forma más de discriminación y los Farrelly son expertos en hacer que nos riamos con esos colectivos y no DE esos correctivos, fomentando que los veamos como personas y no como “gente especial”. “Carta Blanca” no es la mejor de sus obras, no tiene ningún puntazo para la Historia del Cine, ni un ritmo frenético, ni fluye elegantemente de gag en gag como los clásicos Farrellianos, ni se desvincula del argumento principal para que la risa sea el único objetivo… Además, no ayuda demasiado un elenco protagonista en el que Owen Wilson, que siempre ha sido un poco sosaina, aún parece en terapia antidepresiva para recuperarse de los de Kate Hudson y el resto no aportan más inexplicables caras serias. Los secundarios sí parecen haber sido elegidos entre profesionales de la comedia, aunque para desgracia de la película no aparecen demasiado. Eso sí, “Carta Blanca” se ve con más interés que otras películas calificadas como serias, establece la misma complicidad de siempre con el espectador, deja para el recuerdo un par de conceptos sexuales (como el de “comida falsa”) en los que todos hemos pensado pero nunca hemos encontrado las palabras y, lo que es marca de la casa, concluye con un sketch exitoso que deja buen sabor de boca (esto parece obvio pero ¿cuántas buenas comedias han perdido un montón de puntos por un chiste final fallido?). Un pelin lenta pero los Farrelly han conseguido algo más que un cúmulo de chistes sobre el eje central de “Te casaste, la cagaste” o “follas menos que un casado”: han conseguido hacer una película.

Vampiros vs. el Bronx

Comedia Sin categoría Terror
6.1

Vampiros vs. el Bronx Tres chavales con muchas agallas de un barrio del Bronx que se está aburguesando rápidamente descubren un siniestro plan para robarle la vida a su adorada comunidad.   Vampiros vs. el Bronx Critica Vampires vs. The Bronx es una comedia de horror de ligera realización que no pretende ir más allá del entretenimiento del momento, pero que resulta ser un acierto en la temprana filmografía de su director y escritor criado en República Dominicana, Osmany Rodriguez. Además de destacar de manera humorística ciertas características de los latinos en la urbe neoyorquina, Rordiguez muestra como trasfondo social el mensaje de que la comunidad latina debe mantenerse unida, activa y vigilante de las grandes corporaciones que tratan de opacar la identidad o imagen hispana en Estados Unidos. También muestra un reflejo multicultural de lo que acontece con la juventud en las calles. Esta película muestra una evidente falta de presupuesto de producción más acorde con lo que plantea su trama, además de mostrar una historia nada original. Sin embargo, pese a que su realizador recurre a facilismos de ejecución, la película logra cierta conexión con el público más por la gracia de los pequeños protagonistas, que por los chistes de los adultos, situaciones con criminales y lo que acontece con los propios vampiros. Puede decirse que el principal acierto de Vampires vs. The Bronx es que su realizador convence con su discurso de sincera comunidad, elemento que está presente a lo largo de todo el metraje. Fuera de eso, la película no ofrece nada más relevante.

La vida que queríamos

Drama Sin categoría
6.1

La vida que queríamos Una pareja que se enfrenta a problemas de fertilidad ve cómo su matrimonio se pone a prueba en unas vacaciones en un centro turístico de Cerdeña.

El protector

Acción Crimen Sin categoría Suspense
7.4

El protector Un ranchero en la frontera de Arizona se convierte en el improbable defensor de un joven mexicano que huye desesperadamente de los asesinos del cartel que lo han perseguido hasta Estados Unidos.   El protector Critica 'The Marksman', segunda película como director de Robert Lorenz, quién fuera ayudante de Clint Eastwood en las laureadas 'Los puentes de Madison', 'Mystic River' y 'Million Dollar Baby', nos traslada al sur del estado de Arizona. Una de las fronteras más porosas del mundo (la que separa México de Estados Unidos) indomable a pesar del árido desierto, a prueba de vallas y muros, es el escenario en que el drama de la inmigración adquiere toque de western. Liam Neeson interpreta a un ranchero cuya propiedad radica en la frontera. Periódicamente pulula por sus dominios en la típica ranchera, ataviado con su rifle, dando aviso a las autoridades cuando ve algún espalda mojada. En su camino se cruzará un niño que huye junto a su madre de un cártel mexicano. Su delito es ser familia de alguien que ha traicionado a los criminales. Mostrando su lado más humano, este hombre protegerá al joven: de la policía estatal que lo deportará y de las largas manos de una mafia para los que la vida no tiene valor alguno. Liam Neeson, de nuevo imponente, es la viva imagen del desgaste, de una vejez marcada por la soledad (ha perdido a su esposa) y la precariedad económica. La ayuda que presta a este chico surge no sólo por obligación moral. Es una forma de sentirse vivo, mostrar que aún puede reverdecer viejos laureles. Empresa complicada que afronta a pecho descubierto. Ligero de equipaje, vence al miedo porque tiene ya poco que perder. La caracterización que realiza Robert Lorenz de su protagonista recuerda al Eastwood crepuscular de cintas como 'Gran Torino' (de casta le viene al galgo). Aunque en 'The Marksman', ese ejercicio con regusto a testamento vital, queda lastrado por un guion que se va haciendo convencional conforme avanza el metraje. La persecución que narra, con su entramado de corruptelas, es probable que fuera más creíble si se desarrollara en el vecino del sur. A Neeson le hemos visto muchas veces hacer esto, y mejor, pero no ha perdido la capacidad de dotar de nervio a una cinta correcta, bien hecha.