La mejor forma de ver Peliculas HD, en Elifilms.net

La casa oscura

6.9
La casa oscura Mientras intenta superar la inesperada muerte de su marido, Beth (Rebecca Hall) se queda a solas en una casa cerca de un lago especialmente diseñada para ella. Aunque hace todo lo posible por no perder la cordura, los sueños no tardan en aparecer. Las perturbadoras visiones de una presencia que llama por ella en la casa comienzan a ser cada vez más frecuentes. Aunque a la luz del día todo parece normal, Beth empieza lentamente a desesperarse, por lo que decide ignorar el consejo de sus amigos e investiga en sus pertenencias tratando de encontrar alguna respuesta. Allí se topa no sólo con secretos tan extraños como terribles, sino también con un misterio que está dispuesta a resolver.

Torrents

Formato Idioma Fecha Tamaño Total Descargas Descargar
1080P Latino 14/10/2021 1.74 GB 100 Descargar

Comentarios

También te puede interesar

Dreamkatcher

Sin categoría Suspense Terror
5.5

Dreamkatcher Para detener sus malos sueños, un niño roba un cazador de sueños de un vecino misterioso que obliga a su familia a rescatarlo de una entidad de pesadilla.   Dreamkatcher Critica Infumable película de terror, destinada a la gran demanda que hay de contenidos para tantas plataformas, en las que se prima más la cantidad que la calidad de dichos productos. Parece que con tener alguna cara conocida en el proyecto se da luz verde a guiones tan penosos como este. No tiene  nada que ver con la adaptación de la novela de Stephen King de 2003 (Dreamcatcher), aquí se nos cuenta como después de la trágica muerte de la madre de un niño llamado Josh, este vuelve con su padre y su nueva novia a la casa siniestra donde ocurrió todo. Después de conocer a una misteriosa anciana vecina muy creyente en supersticiones. Josh le roba un amuleto siniestro con el que por las noches comienza a ver su madre muerta... Gail está interpretada por Radha Mitchell, que por cierto ya tiene escuela en el género, Luke el novio es nada más y nada menos que Henry Thomas (Elliot en E:T). El niño en cuestión es Finlay Wojtak-Hissong, que no destaca precisamente en su interpretación bastante sosa. Tenemos también en pequeños papeles a Lyn Shaye como la vecina misteriosa y el compositor de la banda sonora Joseph Bishara en un cameo. Suele aparecer también en algunas películas de Expediente Warren. El comportamiento inexplicable del niño no causa terror ninguno. Los diálogos son bastante penosos, el suspense poco conseguido, la atmósfera nada siniestra y un final totalmente precipitado y estúpido hacen de este producto algo olvidable.

Parásitos

Comedia Drama Sin categoría Suspense
8.5

Parásitos Tanto Gi Taek como su familia están sin trabajo. Cuando su hijo mayor, Gi Woo, empieza a recibir clases particulares en casa de Park, las dos familias, que tienen mucho en común pese a pertenecer a dos mundos totalmente distintos, comienzan una interrelación de resultados imprevisibles.

Las niñas bien

Drama Sin categoría
5.9

Las niñas bien En medio de casas de lujo, autos Grand Marquis y música de Julio Iglesias, Yuri y Menudo, Sofia y un grupo de mujeres viven los devenires del clasismo, las buenas costumbres y las crisis económicas.   Las niñas bien Critica Curiosamente, su elocuencia la encontramos en sus silencios, en sus tiempos pausados... Miradas, gestos y esa narración confusa que a la vez resulta tan esclarecedora. Bien interpretada, bajo la conducción de Alejandra Márquez Abella, que aporta la mirada femenina, necesaria a un tema que confluye en personajes de amalgama social, con prosa que podríamos definir como étnica. Es poco habitual enfrentarnos a un cine tan cerrado y a la vez abierto y expresivo. Pudiera parecer un contrasentido, y en realidad no lo es, ni así se ofrece. Complicado calificar sus valores.

Aladdin

Aventura Familia Fantasía Romance Sin categoría
7.1

Aladdin es un adorable pero desafortunado ladronzuelo enamorado de la hija del Sultán, la princesa Jasmine. Para intentar conquistarla, acepta el desafío de Jafar, que consiste en entrar a una cueva en mitad del desierto para dar con una lámpara mágica que le concederá todos sus deseos. Allí es donde Aladdín conocerá al Genio, dando inicio a una aventura como nunca antes había imaginado.

Spirit: El indomable

Animación Aventura Familia Sin categoría Western
7

Spirit: El indomable La vida de Lucky Prescott cambia para siempre cuando se muda de su casa en la gran ciudad a un pequeño pueblo fronterizo en el que entabla amistad con un caballo salvaje llamado Spirit.

Historias de miedo para contar en la oscuridad

Sin categoría Suspense Terror
6.3

Historias de miedo para contar en la oscuridad Mill Valley, Pennsylvania, noche de Halloween, 1968. Después de gastar una broma a un matón de la escuela, Sarah y sus amigos deciden colarse en una casa supuestamente embrujada que una vez perteneció a la poderosa familia Bellows, desatando fuerzas oscuras que no podrán controlar. Historias de miedo para contar en la oscuridad Critica A estas alturas, convendría resolver un par de temas. Lo primero, inventar un nuevo género para referirse a este compendio de películas norteamericanas ochenteras de características tan reconocibles, cuya nostalgia parecemos condenados a arrastrar eternamente. Son aquellas entrañables aventuras protagonizadas por niños, adolescentes en ocasiones, marginados por la sociedad y víctimas de los abusos de sus compañeros de colegio. Historietas que a veces eran edulcoradas con algún toque fantástico y casi siempre reforzadas por tristes conflictos vivenciales, como el divorcio de los padres, la incomunicación con los mismos o el clásico choque de clases. Algunos ejemplos son E.T. (Steven Spielberg, 1982), Los Goonies (Richard Donner, 1985), La historia interminable (Wolfgang Peterson, 1984), El secreto de la pirámide (Barry Levinson, 1985), Exploradores (Joe Dante, 1985), Jóvenes ocultos (Joel Schumacher, 1987) Cariño, he encogido a los niños (Joe Johnston, 1989) o la más tardía Jumanji (ídem, 1995). Creo necesario apuntar cierto detalle antes de continuar. Este género (de nombre, por el momento, inexistente) destacaba principalmente por ser un producto dirigido a toda la familia. Desde esta premisa presentaba, en ocasiones, pequeñas extensiones que se desviaban levemente hacia otros géneros, como el drama (casos de El club de los cinco - John Hughes, 1985- y Cuenta conmigo – Rob Reiner, 1986- ) o el terror (casos de Poltergeist - Tobe Hooper, 1982 - y Gremlins - Joe Dante, 1984-). Es en este último en el que se aferran, curiosamente, ciertos productos contemporáneos que reproducen el mentado género ochentero. Pienso en casos como Super 8 (J.J. Abrams, 2011), Stranger Things (2016, Matt Duffer), It (Andy Muschietti, 2017), Ready Player One (Steven Spielberg, 2018) o el título que nos ocupa, Historias de miedo para contar en la oscuridad (Andre Ovreadl, 2019). Y esto nos lleva al siguiente punto: convendría inventar también un género que englobe estos títulos contemporáneos cuyo motor principal es su nostalgia hacia el género descrito. Lo siguiente seria aprobar una ley (y esta tiene que valer por cualquier tipo de película) que condenara a trabajos forzados a todo director que se atreviera a reproducir determinados “tópicos terroríficos”. Habría que prohibir, por ejemplo, este cansino recurso de eliminar toda la música y efectos sonoros para conducir algún personaje (a velocidades tan lentas que uno teme acabar retrocediendo en el tiempo) hacia un previsible sobresalto, propiciado por el estallido de todos los altavoces. Tuvimos suficiente con las 132 primeras veces. Habría que prohibir, también, la introducción de crescendos de violines de sonido ultra-sónico diez minutos antes de presentar una imagen terrorífica. Fue impresionante en El resplandor, un diez por su descubridor. Tratemos ahora de encontrar una (¡sólo una!) nueva fórmula para sugerir peligro inminente. Habría que aprobar, en definitiva, una ley que impidiera a los directores seguir exprimiendo esta piel de naranja cuyo contenido lleva agotado más de veinte malditos años. Cabe señalar, con todo, que estos “tópicos terroríficos” no responden tanto a dicha “reproducción ochentera” como a una tendencia actual, heredera de otros títulos más posteriores como Scream (Wes Craven, 1996), El sexto sentido (M. Night Shyamalan, 1999), Lo que la verdad esconde (Robert Zemeckis, 2000) o Los otros (Alejandro Amenábar, 2001). Historias de miedo para contar en la oscuridad es el ejemplo perfecto de esta curiosa mezcla: una reconstrucción del “género ochentero” (el comentado en los dos primeros párrafos) bañada por los más típicos y tópicos “recursos terroríficos” (aquello descrito en el tercero). Y nada más. En resumen, el tipo de película que jamás vería la luz si mis anheladas prohibiciones llegaran a ser ejecutadas.